egy1

La devaluación de la libra egipcia fomenta las exportaciones

El Gobierno de Egipto ha devaluado su moneda, la libra egipcia, cuyo valor se ha reducido un 48% con respecto al dólar estadounidense. El objetivo de esta decisión es ofrecer a Egipto una manera de salir de la crisis económica actual, y los exportadores egipcios la han recibido con optimismo.

“Es una medida muy agresiva, pero la verdad es que era necesaria. Es hora de que nuestra economía crezca y, aunque los próximos seis meses no serán fáciles, el resultado será impresionante”, opina Ahmed Sarhan, de la compañía exportadora Fruttella, de Egipto.

Según Sarhan, los precios de exportación fluctúan mucho actualmente por culpa del estado de capital flotante de la libra egipcia. El tipo de cambio oscila bruscamente entre los 15,0 y los 15,8 puntos con respecto al dólar, dependiendo de la oferta y la demanda, aunque el exportador cree que se estabilizará con el tiempo.

“Va a ser un periodo duro para todos. Cuando acordemos un precio de 15 libras, no será raro recibir 14 libras en su lugar. Tendremos algunas pérdidas, pero estamos dispuestos a afrontar la situación porque, al final, nos beneficiará a todos”, asegura Sarhan.

Los empresarios como Sarhan creen que Egipto se beneficiará de tener una tasa de exportación más alta a costa de que la de las importaciones disminuya. Aunque muchas compañías importadoras se verán motivadas a exportar, la mayoría de empresas no tienen los medios económicos necesarios para invertir en un cambio tan grande. Según Sarhan, solamente el 20% o el 30% de las empresas importadoras actuales podrán hacer el cambio.

Además de la devaluación, los bancos egipcios han aumentado su interés para animar a los ciudadanos a ingresar dinero durante más tiempo. Quienes depositen su dinero durante dos o tres años, disfrutarán de un tipo de interés del 20%, pero el lado negativo es que será más caro pedir préstamos, lo que, a su vez, reducirá las inversiones, tanto nacionales como extranjeras.

“La política de interés actual es una hoja de doble filo. No creo que los bancos mantengan este plan mucho tiempo, pero necesitan incentivar el intercambio de dólares por libras egipcias”, añade Sarhan.

El sistema egipcio de ingresos públicos no se basa en los impuestos, sino más bien en los subsidios. Para financiar los cambios actuales del clima financiero de Egipto, el Gobierno ha retirado los subsidios al combustible y ha añadido más para ayudar a quienes tienen menos recursos a través de la seguridad social. Sin embargo, Sarhan cree que, al menos a corto plazo, las personas con pocos recursos de Egipto sufrirán algunas consecuencias. “Es como una operación dolorosa que se curará con el tiempo”, concluye Ahmed Sarhan.

Sherif El Naggary, de Fresh Fruit Company, opina igual. “Aunque será difícil importar por los altos precios, la medida ayudará a las exportaciones. Las de cítricos comenzarán en diciembre, y el único factor que tenemos que tener en cuenta es qué precios vamos a establecer. El valor de la libra egipcia podría cambiar mucho a lo largo de los meses, y nuestros clientes de Rusia y Europa pagan el precio que negociaron al principio de la temporada. No sabemos qué tipo de cambio habrá en mayo o junio, y, si baja, los exportadores tendrán pérdidas terribles, pero, si el dólar sube, todo irá bien”.

Sin embargo, con todo, la devaluación es algo positivo para los exportadores. El Naggary argumenta que un tipo de cambio más bajo se traduce en precios más baratos que atraen a los clientes e inversores del extranjero.

“La economía se refuerza con precios competitivos e inversiones extranjeras, y la demanda internacional aumentará, aunque siempre dependeremos de las temporadas”.

Aunque El Naggary reconoce que, desde una perspectiva individual, el tipo de interés del Banco Central resulta muy atractivo, también ve cierta influencia negativa para el comercio.

“Los préstamos serán más caros, pero esperamos que, en menos de seis meses, los tipos de interés disminuyan a medida que los bancos consigan suficiente capital. El préstamo del FMI también ayudará a nuestra economía, y lo único que necesitamos es paciencia mientras vemos cómo se desarrolla todo”, concluye El Naggary.

Articulos relacionados

Leave A Reply